La calidad del suelo radiante, en la promoción Jardín de Europa

El suelo radiante es un sistema de calefacción y refrigeración que proporciona el mayor confort y los menores costes.

La calefacción por suelo radiante consta de una tubería empotrada, que se coloca bajo el suelo, por toda la superficie del inmueble. Esta tubería conduce agua caliente, producida generalmente por una caldera. El agua cede el calor al suelo a través de la tubería y el suelo, a su vez, lo transmite al ambiente del edificio.

Las instalaciones de suelo radiante son las más adecuadas para obtener calefacción en invierno con la energía solar. El calor aportado por el suelo radiante es uniforme en toda la vivienda. Una importante condición para el confort humano es que, entre el punto más caliente y más frío de la casa, no haya una diferencia de temperatura superior a 5 ºC.

Por otro lado, el calor proviene del suelo, algo muy beneficioso sobre todo en casas con niños pequeños, y llega hasta una altura de 2 a 3 m., justo donde se necesita.

Principales ventajas del suelo radiante

La calefacción a través del suelo radiante tiene innumerables ventajas respecto a la calefacción por radiadores o por bomba de calor. Entre ellas cabe destacar:
  • El sistema es higiénico y saludable, no reseca el ambiente ni genera corrientes de aire, polvo o ácaros.
  • Es totalmente silencioso.
  • Es económico, ya que se ahora un 30% de consumo energético respecto a los sistemas tradicionales de climatización.
  • El calor es uniforme, y se reparte por toda el área de la habitación.
  • Mayor superficie útil, ya que no requiere de ningún elemento emisor de calor o frío.
  • Excelente rendimiento a largo plazo.

Todas las viviendas de la promoción Jardín de Europa en Valdedebas están dotadas de esta calefacción por suelo radiante, en su apuesta por las mejores calidades.